Economía Conductual y La Heurística de la Fe

Explicando la irracionalidad de la fe, con la ayuda de un campo nuevo en la economía.

Large_decisions20130304-2-pyhown
¿Dónde estará el atajo hacia la razón?

-“Apuesto que hoy sí ganamos, lo puedo sentir.”

-“Es muy peligroso viajar por avión, ¿No viste el que se cayó el mes pasado?”

-“Ese hombre parece que será un excelente presidente, incluso tiene aspecto de líder nato.”

¿Alguna vez has escuchado argumentos como estos, y notado lo irracionales que son?

Pensándolo claramente, sabemos que los sentimientos no son objetivos, que las probabilidades de un accidente de avión son independientes de los demás vuelos alrededor del mundo (además, son minúsculas), y que las apariencias pueden ser muy engañosas. Entonces, ¿por qué las personas somos tan susceptibles a caer en errores como esos? ¿por qué somos tan irracionales?

La economía conductual, un campo relativamente nuevo, involucra elementos de la psicología en la economía. Desde sus comienzos, la economía conductual y su fundador y ganador del premio Nobel, Daniel Kahneman, se han especializado en estudiar los momentos y las maneras en las que tomamos decisiones irracionales. Los momentos varían, pero el mecanismo suele ser el mismo: una decisión que nos produce incertidumbre, nos provoca a utilizar una heurística, lo que nos lleva a tener un sesgo en nuestra racionalidad.

Me explico: la heurística se refiere a un atajo mental, una manera de encontrar una respuesta rápida a una pregunta que no podemos responder racionalmente. Y, aunque existen ocasiones en las que una heurística lleva a la respuesta correcta, otras muchas nos llevan a pensar y actuar irracionalmente. Los casos arriba mencionados son tres claros ejemplos de este proceso.

El primer caso, conocido como la heurística del afecto, sucede cuando en lugar de contestar la pregunta “¿qué opino al respecto de esto?”, tomamos el atajo de preguntarnos “¿cómo me siento respecto a esto?” En el caso de la persona sobre-protectora, estamos sustituyendo la información objetiva, estadística, acerca de la taza de accidentes en vuelos de avión por las imágenes repetitivas y espeluznantes de los noticieros recientes. A esto se le conoce como heurística de la disponibilidad, y nos lleva a estar sesgados por la información que tenemos más reciente. En el último caso, es irracional, pero común que tomemos los rasgos que conocemos de una persona, y lo extrapolemos al resto de los aspectos de su vida. Es decir, si tan solo conocemos el aspecto de alguien, resulta muy tentador deducir el resto de sus características con esa información; a esta heurística se le conoce como el “efecto halo”.

Estos conceptos, de heurísticas y sesgos, toman relevancia para la difusión del pensamiento crítico y la razón, por la similitud que tienen con este tipo de argumentos:

-“¡Sé que dios existe porque lo puedo sentir!”

-“Acabo de ver un documental que explicaba cómo la acupuntura cura el cáncer. En lugar de ir al doctor, deberías ir a hacerte ese tratamiento.”

-“Juan Pablo II era un santo. Tan carismático, tan apegado al pueblo. Sólo quería lo mejor para el mundo.”

Este tipo de heurísticas, su estudio y las conclusiones acerca de la irracionalidad que nos provee la economía conductual son importantes porque no hay irracionalidad más peligrosa que la fe. El atajo que empieza con “¿qué es?” y se reemplaza con “¿qué creo que es?” nos ha llevado más de una vez al caos.

Por ahora, los estudios más recientes en la economía conductual, nos explican que todos los seres humanos somos vulnerables a este tipo de irracionalidades. Cosa que no resulta sorprendente en lo absoluto. Sin embargo, queda cada vez más claro que la consciencia de las diferentes heurísticas reducen nuestra susceptibilidad a ellas. Lo que tampoco resulta del todo sorprendente. Pero nos deja, al menos, un nuevo campo que podría resultar fundamental en la batalla contra la irracionalidad y, por ende, la fe.

 

 

Fuente:

Kahneman, Daniel. “Thinking, Fast and Slow”. F.S.G. Books, New York. 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: